Contenidos Destacados

image

Estudiantes UPLA realizaron taller de descubrimiento personal al Club del Adulto Mayor “Renacer con Sabiduría”

06 de Diciembre de 2017

En horas de la tarde de este martes 5 de diciembre, el Club del Adulto Mayor “Renacer con Sabiduría”, perteneciente al sector de Puertas Negras de Playa Ancha en Valparaíso, recibió a un grupo de jóvenes de diversas carreras de la Universidad de Playa Ancha, quienes se acercaron a efectuar una actividad de vinculación con la comunidad enfocada al descubrimiento personal por medio de la relajación, meditación y el yoga, en el marco de la finalización del curso de Monitores en Habilidades Sociales de la Dirección General de Desarrollo Estudiantil.

Los encargados de planificar y concretar la iniciativa fueron los estudiantes: Susana Araya (Enfermería), Karina Ortega (Fonoaudiología), Valeria Ancavil (Castellano), Marjorie Silva (Educación Diferencial), Francisco Díaz (Pedagogía en Historia y Geografía) y María Loreto Olivares (profesora de Inglés).

Cabe destacar que esta vinculación se desarrolló luego de una experiencia en el aula e torno al trabajo en equipo, resolución de conflictos, toma de decisiones, habilidades blandas, entre otros aspectos, los cuales se pusieron en práctica durante la jornada para la cual los jóvenes debieron discutir temas, organizar, planificar, dirigir, potenciar su personalidad, desplante y empoderarse como personas y futuros profesionales de la UPLA.

Elías Rojas, estudiante de Administración Turística Multilingüe que a la vez se desempeña en el área de Desarrollo Integral de la DGDE, manifestó que en primer lugar se hizo una vinculación intrauniversitaria, para posteriormente pasar a trabajar con la comunidad. Este taller abordó ámbitos que se vieron en clases porque dentro de las habilidades sociales entendemos algunas técnicas de relajación para manejar emociones, controlar el cuerpo e impulsos. Por ello, esta iniciativa significó poder desarrollar integralmente al alumno y poner énfasis en el rol social que cumple la universidad y que en esta oportunidad se materializó”.

El estudiante de la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía en la UPLA, Francisco Díaz, explicó que decidieron “hacer una actividad de cierre del curso de acuerdo a los gustos de los adultos mayores, ellos nos hicieron saber inmediatamente que les interesaba la meditación y yoga, por lo que vinimos con esa intención, con algo que se pudieran descubrir y disfrutar. Muchos creen que los abuelitos están aislados de la sociedad y nosotros vinimos a Puertas Negras a disfrutar con ellos, lo cual fue dichoso y gratificante”.

En relación al lazo que se estableció con el curso y la agrupación, Juan Zamora, presidente del Club del Adulto Mayor "Renacer con Sabiduría", consideró que es excelente y la actividad funcionó bastante bien. Es interesante que vengan y contribuyan a que nuestro grupo salga de la cotidianeidad. Además, aquí hay varias personas damnificadas por el último incendio de Playa Ancha, por lo tanto estas actividades de dispersión les sirven mucho, dado que nuestros integrantes no se encuentra bien emocionalmente”.

En torno del resultado de lo llevado a cabo por los estudiantes, Marjorie Silva, alumna de Pedagogía en Educación Diferencial, aseguró que “nos vamos felices porque logramos con creces lo que nos propusimos. Es emocionante darte cuenta de lo que hacemos provoca algo en las personas, lo cual es significativo y que te lo agradezcan con lágrimas en los ojos...te llena totalmente”.

Sobre el rol social que pudieron potenciar en esta oportunidad, Silva enfatizó que “es algo que nos identifica como estudiantes de la UPLA, ese gusto por involucrarnos con las demás personas, no sólo a venir a entregar información, sino para compartir, llenarnos de la presencia del otro y vivir el presente del otro”.

Opiniones de los beneficiarios

Tomás Figueroa, vecino del sector que estuvo presente en taller de los estudiantes, expresó que: “estamos satisfechos de que nos hayan tomado en cuenta. La meditación significó bastante para mí porque tenía 30 años cuando fallecieron mis padres entonces tengo 74 años y aún siento que se me fueron muy luego, por lo que cuando la estudiante dijo que viéramos una luz, altiro los vi a ellos. Me sirvió harto porque en mi casa soy corto de genio entonces esto me ayuda para ir cambiando paulatinamente, fue un momento agradable de relajo y para percibir las cosas de otra manera".

Angélica Vásquez de 68 años, precisó que vive sola y que “esta actividad me llenó el alma porque me hizo sentir acompañada y a la vez una sale del mundo en el que está. Me sentí feliz y acogida por los jóvenes quienes se preocuparon por nosotros y nos entregaron tanto cariño. Estoy agradecida del grupo que vino porque representan lo que están aprendiendo y lo que llevan impregnados en ellos. Es muy lindo lo que hacen y creo que todo el club sintió lo mismo. Me gustaría que volvieran”.  

Compartir: